Prueba de Opacidad

La prueba de opacidad  diésel de la ITV sirve para medir el nivel de humo de tu automóvil en el escape.

La prueba de opacidad se realiza conforme el apartado b) del punto 5.3 de la Sección I del Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV del Ministerio de Industria.

En general, si sigues unas pautas de mantenimiento adecuadas, esta comprobación no tiene por qué suponer ningún problema. En esta prueba se pone el motor en punto muerto y se acelera desde el ralentí hasta la velocidad de desconexión, es decir, hasta el corte de inyección con aceleración en vacío. Para no dañar el motor se realiza con el propulsor a la temperatura ideal sobre los 80º C.( Antes de comenzar las mediciones se mantiene el motor a un régimen de 2.500 a 3.000 r.p.m. durante un minuto aproximadamente a los efectos de conseguir una temperatura óptima del catalizador). La sonda introducida en el tubo de escape permite, junto al equipo al que va conectada, medir el nivel de opacidad o coeficiente máximo de absorción  lo que viene a ser la luz capaz de atravesar el humo.

El valor límite de gases para vehículos matriculados a partir del 1 de julio de 2008 es de 1,5 m-1; pero si el coche es más antiguo el límite está en 2,5 m-1 para los motores atmosféricos y en 3 m-1 para los turboalimentados. Para nuevos vehículos con niveles de emisión en tarjeta ITV Euro 6 y Euro VI el límite se rebaja a 0,7 m-1. Los vehículos anteriores al 1 de enero de 1980 están exentos de esta comprobación.

En la prueba de opacidad se realiza hasta un máximo de 8 mediciones distintas mientras esté por encima del máximo permitido. En cada ciclo se limpia poco a poco el escape de carbonilla lo que a menudo logra un resultado favorable. En caso de sobrepasar el valor límite en todas las mediciones, el resultado final de la prueba se calcula a partir de la media de las tres últimas mediciones. La prueba es favorable si en los tres primeros ciclos se obtiene un valor inferior al límite o si la media de las últimos 3 ciclos si está por debajo del valor límite.

No obstante, si durante la prueba se produjera una avería que se demuestre que haya sido por una negligencia del inspector, la Entidad cuenta con un Seguro de Responsabilidad Civil que cubriría los daños ocasionados.