Nuevo etiquetado de combustibles en vehículos y surtidores de gasolineras

Este mes entraba en vigor el nuevo etiquetado de carburantes.

Para equiparar los nombres en toda Europa y que, así, cualquier ciudadano de la Unión Europea sepa que combustible debe repostar en su vehículo, independientemente del país en el que se encuentre.

También, desde la entrada en vigor del nuevo etiquetado de combustibles, todos los vehículos nuevos deberán llevar una etiqueta (que por lo general será visible al abrir la tapa que da acceso a la boca de llenado del combustible) donde aparezca indicado el tipo de combustible que admite el vehículo.

 

Las mencionadas pegatinas para vehículos nuevos (ciclomotores, motocicletas, triciclos, cuadriciclos, turismos, vehículos comerciales ligeros o pesados, autobuses y autocares), tendrán el siguiente aspecto:

Etiquetados

A cada uno de estos grupos se les ha asignado, según la norma CEN EN 16942, una forma identificativa  de forma que el círculo se utilizará para los combustibles gasolina, el cuadrado para el gasóleo (diésel) y el rombo para representar a los combustibles gaseosos.

 

Combustibles gasolina (círculo):

Los combustibles gasolina serán principalmente de 2 tipos, E5 y E10, en función de su composición. De esta manera, si dentro del círculo encontramos el código E5 tendremos que saber que la “E” significa etanol, mientras que el número 5 indica el porcentaje máximo de etanol que admite el vehículo o en el caso de los surtidores, el porcentaje máximo de etanol que tiene la mezcla de carburante. En aquellos casos en los que el código sea E10, estaremos frente a mezclas con un porcentaje máximo de etanol del 10%. Por tanto, la letra “E” es una abreviatura que indica que la gasolina puede contener una cierta cantidad de etanol y/u otros componentes oxigenados.

También se ha creado la etiqueta E85 que, a pesar de que no es un tipo de combustible muy utilizado en España (pero si en algunos países europeos), se utilizará para aquellos carburantes gasolina cuya mezcla esté compuesta por hasta un 85% de etanol.

 

Combustibles gasóleo o diésel (cuadrado):

Los combustibles diésel están clasificados en 2 tipos, el B7 y el B10, dependiendo igualmente de su composición. Así pues, la letra “B” se utiliza como abreviatura de biodiesel, mientras que los números 7 o 10 se utilizan para determinar el porcentaje máximo de biodiesel que contenga la mezcla. Por lo general, en España el más utilizado es el B7 y será este el que predominará en la mayoría de surtidores de las gasolineras.

Además, también se ha utilizado el cuadrado con la abreviatura XTL para un tipo específico de combustible diésel parafínico, fabricado a partir de materiales fósiles o renovables y que permite obtener, por síntesis o hidrotratamiento, un combustible muy similar al diésel fósil tradicional.

Combustibles gaseosos (rombo):

Los combustibles gaseosos tendrán sus siglas representadas dentro de un rombo. Por tanto, se utilizarán las siglas H2 para el hidrógeno, CNG para el Gas Natural Comprimido (GNC sería su abreviatura en español, aunque en las etiquetas se usará la denominación europea), LPG para el Gas Licuado del Petróleo (GLP en español) o LNG para el Gas Natural Licuado (GNL en español).

Este nuevo etiquetado tendrá un lugar específico tanto en los vehículos como en las estaciones de repostaje a fin de ser lo más visibles de cara a los usuarios, facilitando su rápida identificación. En el caso de automóviles, camiones, motocicletas y demás vehículos, la etiqueta se ubicará junto al tapón de llenado o en la tapa del depósito, así como en el manual de usuario.